loading
Foto Deuda

Cumbres europeas sobre crecimiento y empleo: ¿Para qué?

“No hay nada nuevo bajo el sol europeo” y cualquier atisbo de esperanza para superar la crisis se esfuma tras el nulo resultado de las Cumbres Europeas.

Esto es lo que ha pasado con la última, celebrada el pasado 8 de octubre, en Milán, bajo la iniciativa del Primer Ministro italiano, Mateo Renzi, que preside en este semestre el Consejo de la UE. Una cumbre para hablar de crecimiento y de empleo, pero que de nuevo ha estado vacía de contenido, sin alternativas para dar un giro radical a las políticas de austeridad, y que una vez más solo ha servido para aplazar el debate a otra nueva Cumbre.

“El capitalismo financiero ha impuesto un sistema inestable y devastador”

Tras la segunda guerra mundial, los europeos se fijaron por objetivo el construir un espacio de bienestar, donde se gestionarán los retos económicos y sociales de manera colectiva, a través del compromiso de todos. Pero este proyecto ha desaparecido de un plumazo en los últimos años de crisis. Años en los que ha prevalecido el capitalismo financiero, que ha impuesto un sistema inestable y devastador. Un capitalismo que, pese a los errores cometidos, todavía hoy domina y dirige.

En la mayoría de los países, incluidos los de gobiernos progresistas, como Francia e Italia, asistimos a una constante devaluación interna acompañada de reformas laborales regresivas de los mercados de trabajo (en nuestro país a la vista están los efectos dramáticos de la reforma laboral de 2012 impuesta por el Gobierno).

Sin embargo, pese a que se ha demostrado el fracaso de las políticas de austeridad, en Europa, los Jefes de Estado y de Gobierno, persisten en este camino, sin avanzar en otras alternativas que prioricen el crecimiento y el empleo. Medidas como las defendidas por la Confederación Europea de Sindicatos, que propone un “Plan de inversiones para el crecimiento, el empleo y la cohesión social en Europa”.

La Declaración de Roma, propuestas sindicales para salir de la crisis de manera más justa y solidaria”

Una delegación de UGT, encabezada por el Secretario General, Cándido Méndez, participó en un encuentro del movimiento sindical europeo en Roma, previo a la celebración de la última Cumbre Europea. En este encuentro se gestó la Declaración de Roma, del 6 de octubre, donde se recuerda de nuevo a los gobernantes europeos que se puede salir de la crisis de una manera más justa y solidaria y se detallan algunas de las propuestas de los sindicatos europeos.

Pero a pesar del estancamiento económico (más largo incluso que en la crisis del 29), el elevado desempleo y el inmenso riesgo de deflación los dirigentes europeos continúan en la misma dirección haciendo soportar la carga de la crisis a los trabajadores y los ciudadanos.

Por eso, la Secretaria General de la CES, Bernadette Ségol, ha rechazado este tipo de cumbres, que solo promueven medidas ineficaces y ha exigido “acciones concretas, como más inversiones para favorecer el crecimiento y el empleo”.

Valerie Parra, Política Internacional CEC UGT



falta-foto

El movimiento sindical apuesta por el proceso de paz en Colombia

Las conversaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, que se han desarrollado en La Habana, fue el tema principal en la sesión inaugural del VI Congreso Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores(CUT) reunido en Santa Marta, del 24 al 27 septiembre. En este Congreso se definió la Agenda Sindical de la Paz, Soberanía, Democracia y Derechos Laborales.

El Presidente de la CUT, Luis Alejandro Pedraza, resaltó el compromiso sindical “para que el conflicto armado tenga una salida política negociada y, en ese contexto, se aplique una auténtica reparación colectiva al movimiento sindical colombiano y dentro de él a la CUT”. Pedraza recordó que cerca de 3.000 sindicalistas han sido asesinados, que hay más de 350 organizaciones afectadas, que se han producido más de 19.000 acciones de violencia, contra los sindicatos y que “lamentablemente” casi la totalidad de los casos, un 98%, cuenta con impunidad.

Para Pedraza los acuerdos de paz deben ir acompañados de profundas reformas en la educación, en la salud, para reforzar la democracia, la justicia, y el respeto a los derechos de los trabajadores y trabajadoras colombianos.

En el Congreso se habló también sobre los textos firmados por los negociadores, entre ellos: “Hacia un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral”, “Participación política: apertura democrática para construir la paz” y “Solución al problema de las drogas ilícitas”.

El senador por la Alianza Verde, Antonio Navarro, expresó su preocupación por el hecho de no ver al Gobierno preparándose para el día uno del posconflicto, “en el presupuesto no hay un solo peso para nuevas vías rurales, y sin éstas es difícil que se cambien las actividades ilícitas por actividades productivas. Para la paz se necesita acompañamiento económico al desarrollo rural, se necesita educación, salud, justicia”.

Alejo Vargas, “profesor de la Universidad Nacional y director del Centro de Pensamiento y Seguimiento de Diálogos de Paz, señaló que si bien Colombia ha sido una democracia formal, históricamente ha sido excluyente, “los votantes eligen cada cuatro años presidente, pero al mismo tiempo prevalece un nivel de muertes y de violencia impresionantes. No es suficiente que se pueda participar, debe haber garantías para que todos jueguen en igualdad de condiciones”.

Jaime Caicedo del Partido Comunista pidió el cese inmediato de la violencia y Domingo Tovar, responsable de Derechos Humanos de la CUT afirmó que “el movimiento sindical debe ser parte activa de la salida política al conflicto”. Es preciso la restitución de los derechos laborales y la reconstrucción del movimiento sindical y que se reconozca, por tanto, el “trabajo y la libertad sindical como derechos humanos fundamentales”. Esto conlleva el respeto a la negociación colectiva, un cambio en el sistema de Seguridad Social y la defensa del derecho de huelga, frente a quienes quieren acabar con este derecho.

Las expectativas de los colombianos son crecientes, la mayoría apoya una solución negociada al conflicto interno y todas las partes tienen la responsabilidad de abrir camino a la paz en Colombia.

Agenda laboral entregada al Gobierno de Colombia

  • Libertades democráticas (derecho de asociación, negociación y huelga) y cese de la violencia contra los líderes y las organizaciones sindicales.
  • Restablecimiento pleno de derechos y condiciones de trabajo digno.
  • Reparación colectiva al movimiento sindical y construcción de la Mesa de Alto Nivel para la Reparación.
  • Pronta y oportuna atención a los conflictos laborales y sindicales.
  • Una política salarial progresiva para el salario mínimo y los trabajadores del Estado.
  • Inspección laboral oportuna y eficaz.
  • Impulso de una propuesta de Estatuto del Trabajo.
  • Manifestamos nuestro apoyo y solidaridad con los pliegos presentados por las organizaciones populares que conforman la cumbre campesina, indígena, étnica y popular y las Dignidades Agrarias.
  • La CUT mantendrá su posición de rescatar el derecho de negociación y huelga, que hoy empresarios y Gobierno pretenden liquidar en la OIT.

Luis Alejandro Pedraza Presidente de la CUT

Joseba Etxebarria.  Política Internacional CEC UGT