Seguir el camino de más inversiones y más salarios para crecer

Jornada: “La nueva gobernanza económica europea: impacto en el diálogo social y las relaciones laborales”

Hay que sustituir el binomio austeridad y reformas estructurales por el binomio más inversiones y más salarios, si queremos que Europa y España superen la crisis, e inicien una nueva etapa pues las consecuencias de las políticas de ajuste han tenido unas consecuencias económicas y sociales demoledoras, especialmente en nuestro país. Ésta fue una de las conclusiones del Secretario General de UGT, Cándido Méndez, durante su intervención en la Jornada organizada por el sindicato, “La nueva gobernanza económica europea: impacto en el diálogo social y las relaciones laborales”, que se desarrolló el pasado 23 de octubre.

En esta Jornada se constató con cifras el desastre de estas políticas que han supuesto más desigualdades y pobreza y menos derechos sociales y laborales. Políticas que no han logrado erradicar el elevado desempleo y que están consolidando la precariedad, los bajos salarios y los contratos a tiempo parcial de carácter involuntario. Según la Encuesta de Condiciones de Vida, relativa al año 2013, en nuestro país más del 20% de la población está ya en riesgo de pobreza (un 26,7% de los menores de 16 años, un 39,9% de los parados y un 11,7% de los ocupados, con lo que tener un empleo ya no es garantía para salir de la pobreza). Además, el ingreso medio anual ha descendido un 3,5% respecto al año anterior. Estas políticas han conducido, además, al deterioro de los servicios públicos y han incrementado de manera “monstruosa” la deuda pública (que ha pasado del 37% en 2007 a prácticamente el 100%, de tal forma que el peso de la deuda pública por persona ha pasado de ser de unos 8.000 euros, a casi el triple 21.000 euros). En su discurso, Méndez destacó además que “hemos pasado de ser un país de acogida de inmigración, a ser un país de emigración” y que el Banco de España ha alertado sobre el éxodo de jóvenes con cualificación, lo que “significa un obstáculo más para las posibilidades de recuperación de la economía española”.

Pero la eurozona tampoco ha levantado cabeza desde el 2011 y, por lo tanto, “hemos vivido más un espejismo que el inicio de una recuperación real”. En agosto, 8 Estados europeos, 6 pertenecientes a la eurozona, entraron en deflación; hay 25 millones de trabajadores en paro y la propia Comisión Europea ha evaluado que un 50% de las personas que encuentran un trabajo, en la actualidad, no tienen ninguna garantía de salir de la pobreza.

Por todo ello, es necesaria una nueva gobernanza económica que apueste por más inversiones y más salarios, que priorice un crecimiento sostenible, duradero y solidario. Porque sin Europa social, sin España social no se puede seguir. Hay otras alternativas para salir de la crisis que pasan por poner a las personas en el centro de las políticas y por priorizar el interés general frente al interés de las grandes corporaciones empresariales y financieras. Este es el camino que hay que seguir.

 

Versión PDF