Los trabajadores se movilizan por un trabajo decente

Miles de trabajadores de toda España salieron a la calle, el pasado 7 de Octubre, con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por la Confederación Sindical Internacional (CSI) para reivindicar lo que eso significa, que no es otra cosa que: empleos estables, con protección social, con salarios dignos y en los que se respeten los derechos de los trabajadores, entre ellos el derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva.

Fue una jornada reivindicativa y cargada de razones, en la que quedó patente que la recuperación económica, tan publicitada por el Gobierno y determinados organismos nacionales e internacionales, todavía no llega a los ciudadanos. ¿Por qué?:

  • El paro se ha enquistado. De los más de 5.600.000 parados registrados en la EPA del segundo trimestre, el 60% son parados de larga duración, es decir llevan más de un año buscando empleo sin encontrarlo.
  • El empleo que se crea es temporal, precario y a tiempo parcial. Esta modalidad no tiene carácter voluntario en España, así el 63% de los que acceden a un trabajo a tiempo parcial lo hacen porque no encuentran un empleo a tiempo completo.
  • Los salarios en España se han devaluado más de un 7% desde 2010, fruto de las reformas aplicadas en el mercado de trabajo. Además, desde ese año, el SMI ha perdido un 5,4% de poder adquisitivo. Por otro lado, las rentas de los hogares han disminuido un 3,5 en 2013.
  • Un 27,3% de la población española está en riesgo de pobreza, un porcentaje que se eleva casi al 40% de las personas desempleadas.

Los sindicatos aprovecharon esta Jornada para solicitar de nuevo al Gobierno que rectifique y corrija las Presupuestos Generales de 2015, pues entorpecen la recuperación, y le recordaron su obligación de cumplir los compromisos adquiridos con los interlocutores sociales, el pasado 29 de julio, en el Acuerdo de Propuestas para la Negociación Tripartita para Fortalecer el Crecimiento Económico y el Empleo. Especialmente, la necesidad de reforzar la protección social, una cuestión de justicia social, pues hay 500.000 personas desempleadas, que son la referencia de sus hogares, donde no entra ningún tipo de ingresos.

Reivindicaron además que los salarios ganen poder adquisitivo, la retirada del artículo 315.3 del Código Penal, pues en España hay más de 200 sindicalistas encausados por ejercer la libertad sindical y participar en huelgas o manifestaciones y que se restablezca la fuerza vinculante que tiene el convenio colectivo, algo que fue vulnerado por la reforma laboral.

 

 

Versión PDF