Reforzando el sindicato: renovación, eficacia, transparencia

Coincidiendo con el 125º Aniversario del sindicato, el 41º Congreso Confederal, que se celebró del 10 al 13 de abril de 2013 bajo el lema “La unión por el trabajo. Acción y solidaridad”, fue el pistoletazo de salida de un proceso congresual que concluyó el pasado mes de abril. Ha sido un año de congresos y los congresos siempre promueven cambios.

El 41º fue el segundo Congreso Confederal desde el inicio de la crisis, hace ya más de seis años, por ello los 600 delegados participantes centraron el debate por un lado, en la necesidad de definir alternativas ante cuestiones como la recesión económica, el paro brutal, el mantenimiento de la cohesión social o los recortes, y por otro, en la importancia de acometer cambios internos en la organización del sindicato para ganar fuerza, eficacia, transparencia y acercar aún más el sindicato a los trabajadores.

Con este fin, para potenciar el sindicato y dotarlo de agilidad, eficacia y fuerza, se establecieron como objetivos prioritarios llevar a cabo una serie de transformaciones en la organización para los próximos cuatro años.

En primer lugar, una simplificación y renovación de las estructuras basada en una cada vez mayor sectorialización; en segundo término, el acercamiento del sindicato al centro de trabajo y los trabajadores y, por último, ahondar en la trasparencia, mediante la puesta en marcha de un Código Ético, entre otras cosas. Todas estas medidas son interdependientes.

Simplificación y renovación de las estructuras

El Secretario de Organización y Comunicación de UGT, José Javier Cubillo, destaca que el planteamiento que se hace en el 41 Congreso Confederal en relación con la simplificación de las estructuras está directamente relacionado con “crear estructuras más flexibles y adecuarlas a la realidad económica”.

“La simplificación de las estructuras pretende hacerlas más flexibles y adecuarlas a la realidad económica”

“El sindicato no es ajeno a la crisis y eso trajo consigo un planteamiento de reducción de las estructuras”, explica Cubillo. El 41 Congreso se plantea adecuar los organismos y el número de miembros de los órganos de dirección a la situación de cada una de las organizaciones del sindicato –federaciones y uniones-, teniendo en cuenta el número de trabajadores que organizan.

“Esto ha supuesto un cambio en la cultura organizativa del sindicato y no ha mermado un solo ápice la participación y el funcionamiento democrático”.

Acercamiento del sindicato a los trabajadores y sectorialización

Jose Javier Cubillo señala que “paralelamente a la adecuación de estructuras, el 41 Congreso Confederal hizo hincapié en la importancia del acercamiento del sindicato a los centros de trabajo” y en este sentido destacó el papel de las secciones sindicales básicas, que son aquellas que deben constituirse en centros de trabajo donde no hay masa crítica suficiente para organizarse de forma convencional.

Para acercar el sindicato a los centros de trabajo hay que potenciar la sección sindical básica”

“Las empresas de menor número de trabajadores normalmente tienen que servirse de las federaciones o uniones y deben, por tanto, desplazarse a las sedes del sindicato para ser atendidos. Por ello hay que potenciar la sección sindical básica, una modalidad organizativa en los centros de trabajo a partir de 2 afiliados”, insiste Cubillo.

“Con ello, los niveles de exigencia anteriores se flexibilizan considerando que donde hay un afiliado, el sindicato está presente. No sólo está representado sino que alguien puede hablar en nombre de UGT y puede ofrecer los servicios del sindicato y facilitar la afiliación de otros trabajadores” destaca.

Esto se basa en que la Ley Orgánica de Libertad Sindical tiene ventajas, para los trabajadores de las que apenas se ha hecho uso en empresas de pocos trabajadores o pocos afiliados al sindicato, donde la constitución de secciones sindicales clásicas no es posible. “La Ley Orgánica subraya que todos los asuntos relacionados con la vida laboral, los reglamentos de disciplina de las empresas o los cambios de condiciones de trabajo, deben ser consultados a los representantes de los trabajadores cuando haya trabajadores (en plural) afiliados a los sindicatos”.

“Entendemos que el legislador quiso decir que dónde hubiese más de una persona afiliada a un sindicato, por eso hemos creído que la línea de actuación conveniente es constituir secciones sindicales con dos o más personas, aunque el número sea pequeño, para que los empleadores tengan la obligación de comunicar sus acciones a los representantes sindicales y mejorar con ello, la protección de los trabajadores” añade.

Por otro lado, el Secretario de Organización y Comunicación de UGT, José Javier Cubillo, destaca que el 41 Congreso planteó que “las federaciones deben reducirse y estructurarse por sectores de actividad económica para que los dirigentes, cuadros y afiliados de las secciones sindicales, con capacidad para organizarse en su empresa atiendan a los trabajadores que no tienen esa posibilidad”.

“Sobre la base de acercar el sindicato a las empresas se hace un planteamiento de reducción de federaciones de ámbito estatal” explica, “que posibilita integrar a un número mayor de sectores en una sola federación”.

Transparencia

En cuanto a la potenciación de la transparencia en la organización, José Javier Cubillo, destaca, entre otras medidas, dos iniciativas: el Código Ético y la publicación de las cuentas del sindicato.

El Código Ético es un reglamento que se aprobó en el penúltimo Comité Confederal y se ratificó en el 41º Congreso Confederal, y tiene un nivel de exigencia del comportamiento de los dirigentes sindicales, de los cuadros y de los representantes mucho mayor de los que exigen las normas internas contempladas en los Estatutos.

Cubillo afirma que “aquel dirigente o afiliado que no cumpla con el Código Ético debe ser denunciado por su incumplimiento y esto provocará una actuación de los órganos de control y de las comisiones ejecutivas para corregir comportamientos indeseados. Para que los dirigentes sindicales estén por encima de la normalidad y sean ejemplo de ética y moral en sus comportamientos tanto sindicales como personales”

“Para potenciar la transparencia, el sindicato ha hecho públicas sus cuentas y ha puesto en marcha un Código Ético”

“En esa línea,” comenta, “hemos resuelto también una serie de medidas entre las que se encuentra la publicación de las cuentas del sindicato”.

“La organización se ha obligado a presentar las cuentas de aquellos asuntos que se financian con recursos públicos, los programas, bien de formación o los que tienen que ver con la prevención de riesgos laborales, etc”, explica, “el resto de partidas económicas, es decir, las subvenciones por representación o las que se relacionan con las cuotas o los ingresos propios del sindicato, no están sujetas a la intervención del Tribunal de Cuentas, ni existe ninguna norma que obligue a su publicación. Sin embargo, la Comisión Ejecutiva Confederal ha querido hacerlas públicas todas en la interpretación más amplia de las resoluciones del Congreso de ser cada día más transparentes y atender a la demanda que se ha venido planteando por la sociedad”.

El sindicato más necesario que nunca

La finalidad de todas estas transformaciones es, en definitiva: hacer más sindicato, porque en momentos como los actuales, en los que la crisis y las políticas de austeridad y recortes están destruyendo el modelo de relaciones laborales y demoliendo nuestro Estado de Bienestar, los ciudadanos y los trabajadores son los más afectados, por eso la Unión, el sindicato es más necesario que nunca.

 

Versión PDF